Los Músicos De Su Alteza

Nebra

COMPOSITOR: José de Nebra

LOS MÚSICOS DE SU ALTEZA.
Dirección:Luis Antonio González

Dep. Legal M-50491-2006

Sopranos: Raquel Andueza y Olalla Alemán
Violines: Eduardo Fenoll, Pablo Prieto, Joan Chic, Sergio Franco,
Raquel Sobrino, Juan Bernués , Pablo Gastaminza
Violas: Natan Paruzel y Juan Luis Arcos. Violón: Pedro Reula. Contrabajo: Xavier Astor
Oboe: Francisco Gil. Archilaúd: Jesús Fernández. Órgano/Clave: Alfonso Sebastián

‘Comprar’


“…La lectura que del Miserere hacen LOS MVSICOS DE SV ALTEZA es de una intensidad difícilmente parangonable. Se gustan los instrumentistas haciendo música, imprime vitalidad su director y se lucen las cantantes en sus cometidos: Raquel Andueza, vibrante como un volcán en erupción, y la jovencísima Olalla Alemán con buen gusto melódico y una delicadeza fuera de lo común”…

Juan Ángel Vela del Campo. El País


José de Nebra

La fama y el aprecio que Nebra gozó en vida trascendieron, en efecto, el paso del tiempo, y franquearon toda barrera espacial dentro del ámbito hispánico. Después vendrían, inevitablemente, el olvido de su persona y el desconocimiento general de sus obras, salvo alguna excepción.

Pero los entusiastas elogios dispensados al compositor por musicólogos, el interés de la moderna investigación por Nebra, a quien hoy unos consideran el gran músico aragonés, por nacimiento, del siglo XVIII, y otros el mejor compositor madrileño, por adopción, junto con la afición por las historias locales y regionales, han hecho que se comience a ubicarlo en el lugar que le corresponde: el de un compositor digno de figurar en el elenco de los grandes maestros europeos de su tiempo.

El Miserere de José de Nebra es una obra de difícil clasificación. Por comodidad, estamos acostumbrados a identificar períodos y estilos, y a calificar a los compositores como “barrocos”, “preclásicos”, etc. Obviamente, ni Nebra ni su obra caben en el cajón del “barroco”, sino en ese conglomerado de maneras de hacer que, a mediados del siglo XVIII, crean el terreno propicio para la eclosión del “clasicismo”.

La grabación de estas obras tuvo lugar los días 29 y 30 de mayo de 2006 en la capilla del Palacio de Aranjuez. Éste era el lugar favorito de retiro de María Bárbara de Braganza, reina filarmónica y discípula de composición de José de Nebra; y en este palacio murió en el verano de 1758. Puede que entre la reina y Nebra existiera cierta corriente de simpatía y, en lo que cabe, proximidad: ¿por qué, si no, sería Nebra y no el maestro de la Real Capilla, Corselli, quien habría de componer la música para sus funerales?